Inflamación microscópica en alopecia frontal fibrosante


Las alopecias cicatriciales son enfermedades inflamatorias que destruyen el cabello. En la imagen se ve a nivel microscópico un pelo (círculo central blanco) rodeado de bandas de fibrosis, es decir, cicatrización que ahoga al cabello hasta que lo destruye. Alrededor de esta fibrosis se pueden observar células inflamatorias (linfocitos) que son los causantes de esta destrucción. La imagen corresponde a una biopsia de una alopecia frontal fibrosante. Detectar los folículos inflamados que están en riesgo de perderse es muy importante para poder parar la enfermedad a tiempo y evitar la progresión de la alopecia. 

Anuncios

FOLICULITIS DECALVANTE


Unas las causas de alopecias permanentes más frecuentes es la foliculitis decalvante. Especialmente entre varones jóvenes, de alrededor de 30 años de edad. Suele aparecer en el área de la “coronilla” o hacia la nuca, y si no se controla con el tiempo avanza hacia delante de forma difusa. 

La enfermedad tiene periodos de actividad con formación de heridas y acúmulo de pus superficial (imagen más inferior) que destruyen la raíz del cabello. Pueden dejar zonas de cicatrices más o menos amplias (imagen superior). Es frecuente que el proceso concentre las raíces del cabello en una única salida (lo que se conoce como pelos “en penacho”, imagen central).

Es esencial detectar este proceso en sus etapas más iniciales y poner un tratamiento que contenga la inflamación durante los brotes y evite la pérdida de cabello. Los periodos de actividad, es decir, inflamación y destrucción de cabello, pueden detectarse por la presencia de molestias locales (picor, escozor incluso dolor) y gracias a un análisis tricoscópico identificando signos inflamatorios (micropústulas, descamación e inflamación alrededor de la raíz del folículo).