Estrógenos y psoriasis: posible nueva línea de tratamiento

Los mecanismos por los que se desarrolla la psoriasis son muy complejos. Desde hace muchos años se ha observado como el embarazo, la menstruación y la menopausia alteraban el curso natural de la psoriasis lo que hacía pensar que las hormonas sexuales femeninas, como los estrógenos, tenían un papel en esta enfermedad. Este año la revista europea de dermatología (Journal of European Academy of Dermatologyha publicado un artículo que resume la relación entre los estrógenos y la psoriasis.

Cuando los estrógenos se encuentran elevados, como sucede en el embarazo, la psoriasis tiende a mejorar. Cuando disminuyen, la psoriasis empeora, como pasa en la menopausia por ejemplo. Algunos estudios han demostrado esta relación entre la psoriasis y los estrógenos. Éstos disminuyen los niveles de agentes inflamatorios (como las citoquinas IL-17, IFNgamma, TNF y IL-22) , inhiben a las células proinflamatorias del sistema inmune (Th1 y Th17) y activan a las células antiinflamatorias (Th2).

Pero los estrógenos también tienen un lado negativo para la psoriasis. Al parecer podrían estimular la multiplicación de las células de la piel, los queratinocitos, y además pueden favorecer la formación de nuevos vasos sanguíneos, que aumentarán el flujo sanguíneo y traerán más células inflamatorias a la piel. Esto explicaría porque unas pocas pacientes con psoriasis empeoran en el embarazo (al contrario que la mayoría).

Conocer estas relaciones entre hormonas sexuales y la psoriasis puede abrir la puerta a nuevos tratamientos para esta enfermedad. Además también ayudará a conocer mejor el papel que tienen las hormonas sexuales con la piel y nuestro sistema inmunológico.

screen-shot-2016-09-15-at-11-14-01-am

Placa de psoriasis típica antes y después del tratamiento tópico con cremas.

Anuncios

¿Por qué investigación?

Cuando pensamos en la medicina solemos relacionarla con enfermedades y médicos que curan. Durante la carrera de medicina y posteriormente en la residencia de dermatología he descubierto que muchas veces las enfermedades no desaparecen, pero se pueden controlar; que los médicos a veces no curamos, pero que podemos mejorar la vida de nuestros pacientes notablemente.

Afortunadamente los médicos no nos contentamos con esto y nuestra vocación científica nos anima a buscar una solución definitiva para los problemas de nuestros pacientes. En los últimos años la dermatología ha avanzado enormemente en cada uno de sus campos gracias a los avances en investigación. En este blog se presentarán algunos de los últimos avances más llamativos.